La Era de la Crueldad 0.1

20110428155311-images-1-.jpg

Todavía recordamos algunos, aquellos augurios que a través de prensa escrita, radio o tv, nos anunciaban la inminente entrada en la Era de Acuario, las profecías de Nostradamus, de los Mayas, libros como Las Nueve Revelaciones, etc, todas coincidían en que sería para el final del siglo XX y comienzo del s. XXI ; - ¡ya debemos haber despegado!- se decían cosas tales como que el orden mundial sería más justo, que habría un renacimiento de los valores humanos, culturales y sociales, que la economía y la seguridad en el empleo se estabilizaría, que los conflictos internacionales y políticos, se resolverían sin el uso de las armas o/y sin la amenaza nuclear.

Pues bien, ya hace 11 años que inauguramos siglo, y desde el principio y finales del anterior, hemos sido espectadores de brutales acontecimientos- que sí, que siempre los ha habido- que han contribuido al drástico cambio que observamos en todos los órdenes y a nivel mundial.

La caída de las torres gemelas en Nueva York, las amenazas de AlQaeda, los trenes del Pozo del tío Raimundo, La T-4 en Barajas, la guerra de Irak, el metro de Londres y el de Moscú, y un largo etcetera, a nivel mundial, y otro, a nivel social y personal que nos ha traído la crisis del dinero: el paro creciente, la inseguridad ciudadana, la inmigración descontrolada y su consecuencia, el racismo, la marginación de los más pobres,la delincuencia y la desigualdad judicial, el terrorismo en las urnas, o la corrupción sin límites del los representantes políticos..

Pero todo esto ya se habia ido anticipando desde lo más elemental, la decadencia y la descoordinación del sistema educativo estatal (empeorando en algunas CCAA, por razones lingüisticas y nacionalistas)...

Como resultado, otro hundimiento más: la educación familiar- y no hablo de unión familiar religiosa, no- , que trás la resaca de los años dorados, -décadas del 70 al 90- surgen nuevos modelos de educación o no educación: bajo nivel educacional,  y en casa, se retira la mano y las reglas de convivencia, se acumulan caprichos del momento, la nueva Play, la X-Box, todo, sin leyes de compensación o refuerzo, sólo se consienten: malas contestaciones, pequeñas agresiones..., así ha ido creciendo  una juventud sin valores, sin respeto  y sin normas, en un vacío cultural y social. No todos, por supuesto, ya se sabe que siempre ha habido minorias y ovejas negras para el resto.

El auge de la violencia -quizas los videojuegos influyesen- , el placer por la crueldad y el acoso en las aulas; todo vale con tal de parecer gracioso y colgarlo en internet: prender fuego al pelo de un compañero, tirar pedruscos desde un puente a la  autovía, bajarle el pantalón al profesor, escupirle, pegar a la propia madre, amenazar,  romper los muebles, quemar a una indigente...

Estamos inmersos en la era de crueldad, todo gira alrededor de ella, salvo en pequeños lagos - cine de autor, arte independiente, novelistas y poetas sin reconocimiento, pintores, columnistas, grafiteros, dibujantes, músicos y cantantes, polifáceticos autores...- donde prolifera aún la creatividad. Y eso, hoy más que nunca es de admirar.

-seguirá-

 

28/04/2011 15:54 Fransilvania #. Noticias

Comentarios » Ir a formulario

fransilvania

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.