Preliminares / Fran Ignacio Mendoza

Publicado: 10/06/2017 11:19 por Fran Ignacio Mendoza en sin tema
20170610111903-ablade2.jpg

Los poemas que han ido quedando fuera de cualquier poemario, pero que voy reuniendo para un posible y futuro poemario o una antología de lo inédito.

Decir que estos poemas son de la post-adolescencia que nadie espere grandes revelaciones ni frases maravillosas. Son los versos de un poeta primerizo y tímido.

La instantánea de momentos claves ante el dolor y la incomprensión generacional que todos sufrimos a esas edades. 

Un retrato personal y preliminar. (2017)

 

 

 

El verdadero poeta

 

Era un verdadero poeta

en noches de oscuras mantas,

sobre resquebrajadas mejillas,

entre presencias serenas

y un pasado pleno de cometas

en el albor de la vida.

Con el frío aferrado

a un cuerpo inexistente,

besado por el viento

en la sombra del pecado azul,

del pesar que sumaba su esencia.

Revelada la luna por vez primera

de él se reía,

impotente y extática como un roble

que guarece pechos

en espera de caricias,

un pecho laxo como flor

en un jardín de noviembre

de arrebatos innombrables.

Sí, era un verdadero poeta

entre ocultos soles ancestrales,

preñado por el rayo

del deseo más puro,

en superficies como espuma de sal

y otras veces, en playas surcadas

por dedos calientes que inauguran…

En horizontes de miradas

y en llanuras como besos,

entre nevadas y borrascas,

roto como arcilla árida,

humedecido de sábanas

cuajadas de sudores y miedos;

en escapadas de la impaciencia

por el campo universal del pensamiento.

Solo y bajo árboles que fueron

en el fuego de la tierra

y la pasión de los guerreros

por vencer al adversario

cuando este son versos fundidos

como el amor cuando se licúa

en la nitidez de su seno.

 

 

El monte que viene

 

 

¡Oh dulzura mía!

Cielo enardecido,

ocaso tú,

madera yo, ardiendo

en nuestro lar

¡Tú, sangre rebelde!

 

Oh cauce de mi río!

Ciprés iracundo tan temprano

Orquesta de hojas caducas…

Oh poniente!

Arista de los sueños

cenizas en la cumbre…

 

Oh zanja del deseo

misericordia que deviene

en mentira, en cirros sedientos,

pie errante que me llegas…

Castillo sin defensa

Oh tu sendero!

 

Oh tierra roja

Moteada de verde monte

que monte eres y te precipitas

a una legua apenas,

vienes con el rocío

 y finges…

 

 

El monte que finge

 

 

Oh misterio mío!

Una mirada que desafía.

Pueril sentimiento

que es océano!

 

Oh sueño imposible

Que te presentas y te vas,

te proyectas

y me ensombreces.

 

Oh cuerpo herido

Que mueres sin tu hora

poco a poco

sin vivir tu quimera!

 

Oh duende y mago

Del piano y de los versos

que anidas en la mente

y dejas notas cada noche…

 

Oh sembrado geométrico

Goteado de amapolas

que la ventisca destroza

y nunca superan la estación.

 

Oh monte verde invernal

Esconde estos secretos

entre la maleza y el temporal

y los romeros!

 

 

La muerte dulce

 

Soñó que moría

Y que el aliento le faltaba,

Soñó que se moría

Y que lo hacía en silencio.

Apenas veía

Y lo que creyó que eran árboles

Eran los barrotes de la cama,

Sintió un peso enorme

Y solo eran las mantas.

Recordó miles de cosas

Confusas e insignificantes,

Un jarrón de flores lilas,

Un vaso de agua vertido,

Una playa de enero y las olas,

Un viento matinal helado

Y la luz del atardecer.

La luna de madrugada,

Las siestas del pueblo callado,

La sortija que encontró de niño

¿Dónde?

El zumbido de una abeja,

Niños jugando en la calle…

Todo le parecía lejano,

Y sintió que algo más de faltaba

¿algún secreto de la infancia?

No podía mover los dedos,

Un débil sudor de la frente manaba,

Imperceptible apenas, una boca

En la mejilla le besaba,

¿quién era? Entre sombras divagaba.

Por las comisuras de los labios

Una saliva amarga se escapaba,

El rencor guardado y el odio

Que ahora se derramaba.

Frente a rayas negras y largas,

Voces o murmullos, llantos ,

En la garganta algo le ahogaba.

Lentamente sus párpados se cerraban

Y se apagó alguna vela de la sala,

Y pensó que alguien cercano moría,

Entonces quiso saber quién y no pudo,

Su cuerpo era insensible.

Y entonces sonrío dulcemente,

Un halo de tristeza se alejaba,

Había dicho adiós sin saberlo.

 

 

Dos silencios

 

Ha roto tu silencio la muerte

Ha roto aspas el viento,

Molinero de la mente

Constante e intacto.

 

Has aborrecido la tierra amada,

Para saldar tu búsqueda ulterior,

Tus palabras, compañero que profesaste…

 

Ha roto el mar contra las rocas,

Y se ha esparcido la cera de  tus ojos

Ambulantes y matizados de fuego.

 

Ha caído el tiempo en las cavernas

Y picoteado las gaviotas en tu pecho,

En místico vuelo, remanente.

 

Ha roto el salitre contra el silencio

En el refugio impenetrable del arrecife,

Abandono de la arboleda

Que fue nido en la infancia,

Para construir el mueble,

Alojamiento último

De tus huesos y tu memoria.

 

Ha roto la muerte tu existencia,

Ha roto tus alas el viento.

 

 

Estas manos

 

Estas manos

Que ahora tengo entre las mías

Estas manos

Que han rozado tu cabello,

Estas manos

Que se saben las cimas

Y los llanos de tu piel.

 

Estas manos

Que te dieron placer

Estas manos

Que se aprietan

Y se hablan a escondidas.

Estas manos

Que yo beso

Y forman danza con las mías.

 

Estas, tus manos

Que recorren mis valles

Y se deslizan por mis riscos

 

Estas manos

Que poco a poco

Encienden los helechos

Y se pierden en mis venas

 

Estas manos

¿qué puedo decirte más?

Tus manos,

Que no me falten tus manos

 

 

Quiero

 

Quiero llorar por el mundo

Por tantos muertos y abandono,

Por los dormidos ahora,

Por los que planean su marcha,

Por los que cometen crímenes

Y por los que se suicidan a solas,

Por el insomne y el vigilante,

Por los que viajan en sueños

Y por los que emprenden un viaje.

 

Quiero gritar por el puente

Por el río que corre sosegado

Por los poetas que buscas versos,

Por la muchacha que perdió su niñez,

Por el amigo que no te ha respondido,

Por la mujer que necesita vender su carne,

Por los perros de los caminos,

Por el desprotegido en la noche,

Por el que en la ciudad está solo y pasa hambre

Por el que por error está en prisión.

 

Quiero llorar por los pueblos

Por la vejez que nos pudre,

Por el recién nacido sin llanto,

Por los que oyen y no escuchan,

Por el enamorado de una idea,

Por la fauna salvaje y las selvas

Por el arma disparada sin control

Por los amantes que están ausentes.

 

Quiero gritar en silencio

Por las sombras que se ausentan

Por las maletas sin dueño,

Por la guitarra que no tiene manos,

Por el patio de una casa lejana,

Por las calles donde te pierdes,

Por el adicto a su miseria

Por el que miente y se engaña a sí mismo

Por el que espera en la esquina una porción de amor.

 

Quiero callar hacia dentro

Por el opulento y los enjambres,

Por los monumentos destruidos en la historia,

Por los cadáveres sembrados por la guerra,

Por los árboles sesgados en la tierra,

Por el gas abierto en la cocina,

Los astronautas que flotarán siempre,

Y los marineros ahogados,

Por las radiaciones y sus secuelas

Por los hombres que idean armas semejantes

Y  por las estrellas que mueren.

Etiquetas:

20170515171649-img-20170304-wa0006.jpg

Los Ritos Pánicos


de Fran Ignacio Mendoza

 

Formar parte del rebaño del dios Pan era más que una bendición. Ataviados con retales de juglar nos invadía las entrañas con sus ritos de sexualidad y placeres. No seríamos capaces de alejarnos en ese estado de embriaguez y deseo. Los planetas ya no formaban parte de nuestro Universo y los cantares paganos eran la frecuencia en donde nos hospedábamos sabedores de la magnitud de lo que las sombras nos reservaban.

 

Fran ha tocado el humanismo con un pulgar larguísimo en ese estruendo de voz sinfónica y especiada. Nos regala de puño y sangre todo lo que saldría de esa atmósfera mitológica, y muy adentro, hacia la insaciable levedad del alma, se apiada de nuestros actos y desenfrenos.

 

Fran se inspiró al leer “Pan y la pesadilla” de James Hillman para acometer este proyecto de “Ritos Pánicos”. En el ensayo de Hillman se trata el tema de la mitología griega, todo lo referente al dios Pan y los seres elementales que estaban alrededor. “Ritos Pánicos es un poemario circular, único, no tienen títulos, solo números. Tiene 7 partes para ir guiando al lector. Es una historia de amor y erótica y que hace hincapié en revalorizar las cotas de libertad que estamos perdiendo. Sobre todo lo referente a la sexualidad y  0 prioridad a la violencia. Todo lo que pudiera parecer obsceno en los poemas tiene como único objetivo dar visibilidad y naturalidad”.

Etiquetas:

Ritos Pánicos by Antrópika

Publicado: 13/05/2017 11:42 por Fran Ignacio Mendoza en Noticias
20170513114128-ritos-panicos.-mallorca.jpg

Ritos Pánicos en Palma.

Gracias a Tony Carbonell y su maravillosa Revista Antrópika. Por su gran esfuerzo personal y técnico. Por su calor humano y la simbiosis creada entre ambos. Un millón de gracias, hermano.Y otro abrazo al redactor en Madrid, Dani García.

 

https://www.youtube.com/watch?v=Mu-uH3KFbV4&feature=share

Etiquetas:

Publicado: 03/05/2017 19:39 por Fran Ignacio Mendoza en Noticias
20170503193728-img-20170305-wa0001.jpg
Víctor Manuel Jiménez Andrada,
de Ed. Letras Cascabeleras, comunica en Facebook:

Contentos en LETRAS CASCABELERAS: Acabamos de mandar a imprenta la segunda reimpresión de "Ritos Pánicos" de Fran Ignacio Mendoza 

Es un placer que se vuelva a repetir, a ver si con suerte hacemos una tercera.

Además con tanto apoyo y cariño recibido por todas partes donde se ha presentado. 

Gracias de verdad.

Fran Ignacio Mendoza

Etiquetas:

20170408165138-img-20170406-210647.jpg

Breve resumen de la presentación de Ritos Pánicos, en La Tarara, local emblemático y con duende, magia - por eso el dios Pan se sintió tan cómodo en todo el evento- Y tiene algo más La Tarara, algo más grande que la Plaza Alta y la Alcazaba de Badajoz: el alma que lo conduce Alberto Terrón Moreno Músico, y poeta también. Doy fe, amigo. Te agradezco especialmente ese calor humano que desprendes y como introdujiste mi presentación, con tu natural soltura y donaire.
La lectura de los poemas, fue un placer, como estar entre amigos, con total entrega. De hecho, todos somos amigos y/o conocidos. Sorpresa enorme fue ver aparecer a Lillo y David Barcenilla, que vinieron desde Cáceres.(Oye, siento haber estado ensimismado en tu intervención, porque eres el único del micro abierto al que no hice foto: sorry!. Amigos así se encuentran muy pocos en la vida, gracias a ambos. 
Después de la presentación, tuve el honor de responder algunas preguntas o dudas al público asistente. 
El micro abierto fue muy especial, desde lo más emotivo, a la gracia o lo irónico: Caridad Jimenez Parralejo, imprescindible siempre, Alberto Terrón, recitando,,.,las entrañables Amália y Maribel Bazaga Zamora Sandra Marnie Caldera Pajuelo, David Barcenilla,Pilar Na De Na... Victoria Espacio, Guadalupe. Y a todos los presentes, mil gracias. Miles de gracias.

Etiquetas:

 

LA DIRECCIÓN DE ’EL CORREO EXTREMADURA’ ENTREVISTA A


FRAN IGNACIO MENDOZA

 ‘Ritos Pánicos’

 

 
27 de Marzo | 13:48

Entrevista sobre ‘Ritos Pánicos’
Desde que Pan ha muerto la naturaleza ya no nos habla, o no podemos escucharla, como ya anunció Plutarco hace siglos, coincidiendo con el ascenso del cristianismo, tan contrario a las fantasías. Pero el dios Pan no ha muerto del todo y se materializa en los impulsos libidinosos o en el deseo sexual más extremo, y también en las pesadillas: allí donde cunde el pánico, se agazapa el dios Pan, ese dios cabra peludo y fálico, que cuando el alma está presa del pánico se aparece en forma de instinto que finalmente la volverá a conectar con la naturaleza, ya que Pan se revela a sí mismo como sabiduría de la naturaleza.

(Rubén Bonet) -Opinión sobre Pan y la pesadilla de James Hillman-

®eplicante 

  • A- Pánicos, ¿por qué el dios Pan, en este poemario?
  • "Después de leer ‘Pan y la pesadilla’ de James Hillman, -el mayor representante contemporáneo de la psicología analítica-, con este ensayo mitológico sobre el dios-cabra y sus paralelismos con la sociedad actual, o en el estudio sobre espontaneidad-sincronismo, así como realidad marginal, desde donde  tomo la idea y comienzo este poemario circular, introduciendo al dios Pan como figura próxima, por sus influencias en las aptitudes y los trastornos comunes patológicos o psicosomáticos, manifiestos en cada uno de nosotros".
‘Ritos pánicos’, trata del sueño y la pesadilla, del deseo expuesto sin tabúes. Irrumpe como un empujón necesario para mi poética. Y creo que imprescindible para el S. XXI, como creo que otros escritores están haciendo. Es útil, para que no existan barreras ni prejuicios. Las pinceladas eróticas son claras pero jamás llegando a lo obsceno. Lo que pudiera parecer así, lleva como única intención la normalidad o visibilidad. Con la sutileza que me caracteriza en mi poética. Es además, una llamada de atención a las nuevas generaciones, para que no se involucione más y que las cotas de libertad que se han conseguido hasta ahora, no se desvirtúen y retrocedamos décadas o siglos. Contra eso, toda lucha es poca, y todo tipo de expresión o creación debe imponerse y subir el volumen. Libertad y educación, solidaridad y respeto, restauración de valores. No a la violencia ni al maltrato, no al fomento del odio a las minorías. 

Aprender a admirar y conocer cómo desde la mitología todo era más sencillo. Que todos somos criaturas de este universo y todos tenemos nuestro cometido, nuestra parcela de aire, nuestro sueño…            

Aprendamos a respetar y amemos.

Etiquetas:

20170319115808-11-ritos-panicos.jpg

Acabo de leer estos días el libro de poemas de Fran Ignacio Mendoza, Ritos pánicos, editado por Letras Cascabeleras. Un libro que me ha sorprendido gratamente. De forma especial en los espacios no sé si llamarlos terrenales y cotidianos, quizás los más narrativos. Es ahí donde me seducen. Me parecen bellísimos el 24 y el 26, ese julio azul y las cuatro sobre la piel desnuda, llorar mares o esas horas sin armisticio a las que el autor les ha proporcionado la agradable o penosa intensidad de las emociones. Quizás me gustan menos cuando se hacen algo abstractos y vuelan a mundos míticos, cuando se suceden enumeraciones de sátiros, faunos o centauros. Pero desde luego forman un todo profundo muy bien amalgamado. Mis felicitaciones.

Jesús Manrique.

Foto del perfil de Jesus Manrique, La imagen puede contener: una persona, primer plano

Etiquetas:

20170313162940-amarquesa1.jpg

Emblemático local, Café-restaurante, entre las murallas de Zafra.
Varios ambientes y terrazas, a cual más acogedoras. La presentación se realizó
 en la sala violeta, piedra y ladrillo y maravillosos sofás de diversos estilos.
Todo comenzó con la entrevista encargada por la Concejalía de Cultura, para ser
emitida por las ondas de la radio.
Después tuve el honor de tener entre los asistentes a las luchadoras de ZafraVioleta,
agrupación por la igualdad de géneros. Y también con Mario Peloche, novelista cacereño,
afincado en Villafranca de los Barros.
La lectura fue participativa y terminó en tertulia muy amena. Que rematamos con las
más allegadas de mis Violetas, tomando vinos y tapas en sus maravillosas plazas.

Etiquetas:

20170307110742-img-20170305-wa0009.jpg

-Fantástica noche la de de ’Ritos pánicos’ en la Biblioteca Pública de Cáceres, sin duda el dios Pan estuvo presente y dispersó su filtro atrayendo a una gran afluencia de amigos. La presentación a cargo de Víctor Manuel Jiménez Andrada, concreta y con afables guiños a nuestro primer encuentro. -Gracias Víctor, así fue y es-. Con la inigualable y pormenorizada introducción de Vicente Rodriguez Lazaro, como siempre, sorprendiéndome con su estudio del poemario en sí. Un trabajo de expertos como solo él puede hacer. Gracias a la gran María Durán, encargada de los faunos y obsequiando regalices a los asistentes . Agradecer la inestimable colaboración de Joaquin Benito de Valle, abriendo el acto. Y gracias a todos los presentes al evento. 
"Enumeramos esas cosas que nos dan la luz necesaria... "

Fran Ignacio Mendoza

-Soberbia presentación - y poemario - de Fran Ignacio Mendoza.

Tal vez estemos a tiempo de impugnar a Plutarco y lograr que desde el mar una voz anuncie que Pan vive.

Victor Manuel Casco Ruiz

 


Etiquetas:

20170303102921-apan2.jpg

Etiquetas: