Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2018.

20180504101939-julio.jpg

 

Tú mirada hacia abajo, es la misma mirada que estuvo aquí anoche. Nosotros no bajamos, todo lo que vemos sube desde aquí abajo, no ocurre así con la lengua que se desliza por tu muro. No nos veremos así, ni entenderán que sumamos juntos la respuesta, el escrito inconscientemente por tu sombra y la del libro que no acabaste. Todo se asocia a lo visto, a lo ambiguo, pero por mucho que quieras escaparte no lo harás de este mensaje ni de tu sueño, por eso, los datos se observan de forma inmediata, sin prisas, luego. Por mucho que tengas el DNI del corazón en la boca abierta y chorreando el fuego de Dios y de tus ojos. El fuego que añoras. La serena mirada que no vi, y  está ahora ahí, en el pantano de las bestias. En la laguna de tus pensamientos contra la ley del sistema. Nunca contra nuestro objetivo. Tu mirada...

Improvisación/Fran Ignacio Mendoza
Imagen: Julio, el gato.

 

Etiquetas: , ,

20180504121415-rumbal270.blogspot.com.jpg

Es la noche que nos lleva.

Nosotros no estamos apenas.

Hay estrellas y un sótano,

dónde entre aguas subterráneas nacen otras nuevas.

Pienso- te.

Y de día, si no fuera por la luz
las ideas recurrentes te disiparían...

(Las estrellas ya no se acordarán de ti.
Mi mirada se perderá en la distancia.
Tu sonrisa es un cristal donde reflejarme.
Hoy y siempre.)

Etiquetas:



20180512110416-s80.com.jpg

Los últimos solitarios

Búscame en la noche que nos separa.
Las manecillas arrancadas del tiempo
y la muerte de los nervios
antes antes antes
que posiblemente
nunca nunca nunca nos veremos.
Y se hace tarde, la noche avanza...
y el sueño viene como un elemento más que te lame la mente.

Es la noche que nos lleva.

Nosotros no estamos apenas.

Hay estrellas y  hay un sótano

dónde entre aguas subterráneas nacen otras nuevas.

Pienso- te.

Y de día, si no fuera por la luz
las ideas recurrentes te disiparían...

(Las estrellas ya no se acordarán de ti.
Mi mirada se perderá en la distancia.
Tu sonrisa es un cristal donde reflejarme.
Hoy y siempre.)

Las estrellas ya no se acordarán

de quienes nos venden o nos amaron.

Mi mirada no se perderá

en melodramas temporales 

o desdenes injustificados.

Tu sonrisa en un espejo hoy,

solo reflectará frialdad, despecho

amargo sabor, dentro de tu orden esquématico,

de tu clasificación denominada 

inclemencias.

Pero verlo claro, o no verlo, mejor

que perderse en oscuros

pasillos mentales.

Hoy y siempre,

o tal vez sea, un ahora.


Acaso es la historia de los últimos solitarios.

© Fran Ignacio Mendoza.

Etiquetas: , ,

Saturado de desinformación mientras no me acostumbro a olvidar

Fotografía: Fim Mendoza
 
La calle resquebrajada apesta a gases letales y rosas secas,
los ojos cerrados no soportan el escozor.
Los azulejos de esta cocina europea
se empañan con el borboteo de la cafetera;
a distintas horas, tú mueres, yo desayuno.
Los horarios lo determinan todo, el tic-tac 
nos marca el paso y lo demás no importa nada.
La inseguridad es un factor cotidiano,
los interiores nos salvaguardan del caos externo,
extremo, extraño, extralimitado, extra.
Pero la piel erizada ante los canales de televisión
no cambia el curso de las cosas,  ni tus pensamientos.
Ni las colas del paro, ni del metro.
Estamos aquí pero no estamos de acuerdo,
no estamos en pie de guerra pero ésta existe
al doblar la esquina, un machete acecha.
Estamos aquí, pero no estamos del todo, nos acorazamos.
Nadie puede poner despertadores a los inocentes,
como tampoco nadie sabe si mañana un temporal
arrasará la isla de Pascua.
O si el mar Menor inundará Murcia y parte de La Mancha.
Tendemos a la hipocresía empolvada de slogans
a la doble faz del apoyo moral pero no físico.
Somos las peonzas sin destino, lanzadas con guantes.
Despedimos a los nuestros con besos y oraciones
y nos seguimos comiendo la rabia como una tarta de arándanos.
Me dices que sabes la verdad, RH+, pero yo sé que no es así,
ni tú ni nadie, sabe lo que nos depara Mater Amantísima Vida.
En tanto, no me acostumbro a ser imparcial
no me doblego ante el portador de soluciones mágicas.
No me acostumbro a olvidar a tantos muertos.

Etiquetas: